CUBAGUA


CUBAGUA
LAS DOS CARAS DE UNA INVASION:
LA MALDICION DE LAS PERLAS Y NUESTRA
PATRONA DEL VALLE
LA VIRGEN BOLIVARIANA
Por: Jorge Mier Hoffman

Este libro está dedicado a la memoria de dos insignes margariteños e inolvidables amigos del alma, de quienes aprendí a valorar el mundo místico de la Virgen del Valle: Felipe Natera Wanderlinder y Carlos Caroca Rodríguez… Felipe, insigne escritor y fundador de la Revista – Patrimonio Cultural Neoespartano, “Margaritiñerías”, con quien compartí la diagramación de sus últimas publicaciones, y fue un apoyo invalorable en la Comisión 500 años de Margarita donde ambos participábamos; mientras que Carlos fue hasta el día de su muerte, el Secretario de la Comunidad Indígena Guaiquerí, cofrades de la Patrona de Oriente, la Virgen del Valle.

CUBAGUA LA INDOMITA

Lo que ayer florecía con el esplendor de una portentosa e iracunda metrópolis bautizada como Nueva Cádiz que hacía honor a su nombre portuario de Cádiz en España, desde donde partieron los conquistadores que arribaron a esta pequeña isla frente a tierra firme de Venezuela, hoy no es más que un terreno estéril e inhóspito que no deja ver lo que significó la magnificencia de esta ciudad en la historia del continente; como escribió Castañeda:

“La isla de Cubagua es estéril totalmente que ni hay en ella ni leña, ni yerba ni a donde se puede sembrar cosa, legume ni comida, y lo que se puede pasar en la ciudad y un poco a la redonda, porque todo lo demás es cardones y espinas”

Puerto de Cádiz en España, desde donde partió el mítico Colón según la versión de los cronistas del Segundo Viaje del Almirante

Cubagua es lo más emblemático de una maldición que secó la tierra hasta sus cimientos e hizo un suplicio su ocupación, como si una fuerza invisible azotó la barbarie que reinó por poco tiempo, pero que superó con creces la maldad, la perversión y la lujuria que infestó Sodoma y Gomorra, hasta que fueron devastadas por la ira de Dios (Génesis 19):

“Dios reveló a Abraham que iba a destruir Sodoma por medio de azufre y fuego porque su pecado era muy grave. Abraham intercedió por los justos de la ciudad, y Dios le repuso que no la destruiría si encontraba diez justos en la ciudad. Dos ángeles de Dios entraron en Sodoma. Al verlos, Lot los invitó e insistió en que pasaran la noche en su casa. Pero antes de que se acostasen, los sodomitas furibundos y exaltados por la perversión y la lujuria, cercaron la casa y exigieron que les entregase a sus invitados para violarlos y abusar de ellos, ya que en su opinión, acusaban a Lot de refugiar extranjeros sin haber sido “aprobados”… Lot se negó y la turba intentó romper la puerta, pero los dos invitados cegaron a los asaltantes. Los ángeles dijeron a Lot que sacara a su familia de la ciudad. Lot avisó a sus yernos, pero éstos creyeron que bromeaba, así que Lot marchó solo con su esposa y sus hijas. Después que los ángeles sacaran de Sodoma a la familia, Dios envió una lluvia de fuego y azufre que incineró completamente la ciudad con sus habitantes, y otras ciudades de la llanura. El tío de Lot, Abraham, desde una montaña a lo lejos vio la columna de humo que se levantó sobre la destruida Sodoma y también Gomorra. La Biblia utiliza este pasaje de la historia de Sodoma como ejemplo de cómo los pecadores son castigados”

Nueva Cádiz también fue azotada por la fuerza arrolladora y destructible de la naturaleza, y como único sobre viviente, la imagen de una Virgen que fue llevada por el mar hasta las playas de Porlamar, puesto que su ermita también sufrió la ira de los cuatro elementos: viento, tierra, agua y fuego, que se conjugaron en un devastador maremoto y torbellinos de mar, como la antesala de un portentoso huracán, que se tragó la ciudad y sus habitantes.

Maqueta de Cubagua – Museo Marino de Margarita

La isla de Cubagua tiene una superficie de 22.438 Km2 con una dimensión de 9 kilómetros de largo por cerca de 3 de ancho, que pasó a formar parte del Estado nueva Esparta el 28 de enero de 1948. Su fama fue su desgracia como el emporio perlero más importante del Nuevo Mundo

La perla se define científicamente como una anomalía o callosidad naturales que se forman cuando un cuerpo extraño penetra al interior del cuerpo del molusco, el cual reacciona cubriendo lentamente la partícula con una mezcla de cristales de carbonato de calcio (CaCO3) y una proteína llamada “conchiolina”, formando la sustancia conocida como nácar, que es la sustancia que forra las paredes interiores de las valvas del molusco. Al cabo de un período variable la partícula termina cubierta por una o más capas de nácar, formando así una perla.

Cubagua ha sido un reservorio especial de madreperlas productoras de perlas de las más exquisitas tallas, perfección y tamaño, como no hay otros mares. La transparencia de las aguas, profundidad, temperatura, arena y plancton, constituyen condiciones únicas e inimitables, como supieron apreciar los que conocieron las fabulosas gemas del mar, que desde tiempo ancestral explotaban los Cubagüenses, como la primera de las cuatro agrupación humana que se instaló en la isla a partir del año 4.320 antes de Cristo.

La última oleada lo conformaban los caribanos o guaiqueríes, que se asentaron hacia el año 750 antes de Cristo, de un mestizaje de sangre arawaca y caribe, y fueron los que más supieron apreciar el valor de las perlas, las cuales se convirtieron en un preciado tesoro que demandaban otras civilizaciones precolombinas, como los mayas, que viajaban desde las costas de Quintana Roo en México hasta Cubagua para negociar las perlas de los pacíficos guaiqueríes.

En la tumba de Palenque en el Estado de Chiapas mexicano, se hallaron cuencas de perlas provenientes de Cubagua, lo que evidencia el valor místico que significaron estas perlas en la cultura americana

Por más de dos mil años convivió en total armonía la civilización guaiquerí con sus vecinos mayas, incas, aztecas, toltecas, olmecas, zapotecas, chibchas, caribes, y demás agrupaciones humanas que florecieron en el mal llamado Nuevo Mundo, hasta que la barbarie monárquica y religiosa cercenó la evolución de las civilizaciones amaricanas.

Perla de Cubagua hallada en Palenque en México

La mayoría de los historiadores afirman, que Cubagua fue avistada por Colón el 15 de agosto de 1498, cuando en su tercer viaje, cambió la ruta hacia La Española, y se fue más al Sur para descubrir Trinidad y el Golfo de Paria, sin percatarse de que estaba frente a un Continente. Si embargo, otros aseguran que fue cuatro años antes, en su Segundo Viaje en 1494, cuando viajaba en compañía de Cristóbal Guerra, pero ocultó el descubrimiento para quedarse con las perlas que debía declarar a la Corona.

Cuentan los cronistas: “Al superar el torbellino de agua que, con su ruido ensordecedor señala en punto donde desemboca el Orinoco en el atlántico y que es conocido como “Boca de Serpiente”, Colón avistó a unos nativos que navegaban en curiosas canoas de madera, y colgaban de sus cuellos sendos collares de perlas que despertaron la codicia de los marinos. Al intentar preguntar sobre el lugar de tan fabulosas gemas, éstos señalaron al poniente, lo que dirigió las naves españolas hasta Cubagua, donde avistaron un poblado en la costa, y que será marcado como el punto para la obtención de perlas”

Es así como “cuagua“, como la llamaban los guaiqueríes, adquirió fama internacional, junto a “paraguachoa (Margarita)” y “cochén (coche)”, las otras dos islas que conforman la región insular del Estado Nueva Esparta

Un año después, Alonso de Ojeda llegó a la isla incitado por las maravillosas perlas narradas por los marineros. Con gran facilidad cambiaba cuentas de vidrio sin mayor valor, por preciosas perlas que los nativos intercambiaban ingenuamente, no obstante que para su obtención, constituía una actividad, propia de los nativos, que requería de gran habilidad y buenos pulmones para sumergirse por casi cinco minutos en cada inmersión, como lo narró el Fraile Bartolomé De Las Casas, luego que el buceo dejó de ser un aspecto cultural de los nativos de la isla, para convertirse en una explotación inhumana que diezmó a los habitantes de Cubagua:

“El cacique hizo pescar perlas a sus nadadores delante de los españoles (…) Los que entraron a pescar eran grandes nadadores a lo somormujo, y criados toda la vida en aquel oficio. Fueron en barquillos cuando estaba en calma el mar pues de otra manera no entran. Echaron una piedra por ancla a cada canoa, atada con bejucos, que son fuertes y correosos como varas de avellano. Se zambulleron a buscar ostiones con sendas talegas y saquillos al cuello y salieron una y muchas veces cargados de ellos. Entran cuatro, seis y hasta diez estados de agua, porque cuanto mayor es la concha, tanto más hondo anda y está; y si alguna vez suben arriba las grandes, es cuando hay tormenta, aunque andan de un lado a otro buscando de comer. Pero en hallando su pasto, se están quietas hasta que se les acaba o sienten que las buscan. Se pegan tanto a las peñas y suelo, y unas con otras, que es menester mucha fuerza para despegarlas y muchas veces no pueden, y otras las dejan, pensando que son piedras. También se ahogan muchos pescándolas o porque les falta el aliento, forcejeando para arrancarlas, o porque se les enreda y traba la soguilla, o los desbarrigan y comen peces carniceros que hay, como son los tiburones. Las talegas que se ponen al cuello son para echar las conchas; las soguillas para atárselas, echándoselas por la espalda con dos cantos sujetos a ellas por pesa contra la fuerza del agua, que no los levante y mude. De esta manera pescan las perlas (…) Escriben los antiguos por gran cosa tener una concha cuatro o cinco perlas; pues yo digo que se han cogido en las Indias y Nuevo Mundo por nuestros españoles, muchas de ellas con diez , veinte y treinta perlas, y hasta algunas con más de ciento, aunque menudas. Cuando no hay más que una, es mayor y mucho mejor. Dicen que cuando son muchas están como huevos pequeñitos en la madre de las gallinas, y que paren las conchas, lo cual no creo, porque si pariesen, no serían tan grandes, si es que no están preñadas por siempre jamás. Bien es verdad que a cierto tiempo del año se tiñe algo el mar en Cubagua, donde más perlas se han pescado y ahí arguyen que desovan y que les viene su purgación como a las mujeres. Las perlas amarillas, azules, verdes y de otros colores que hay, debe ser artificial, aunque la naturaleza puede diferenciarlas (…) Cuando asan las conchas para comer, dicen que las perlas se vuelven negras, y entonces no vale nada el nácar y berrueco, con lo cual suelen muchas veces engañarse los bobos y los locos (…) La mejor y más preciada forma y figura de perla es la redonda y no es mala la que parece pera o bellota, ni desechan la hueca como media avellana ni la tuerta ni chiquita.(…) En fin, colman las perlas la riqueza de oro, plata y esmeraldas que hemos traído”

Pronto..! Cubagua y la fama de sus perlas tan grande como un huevo de paloma, cautivaron la avidez de comerciantes, aventureros y bandoleros, que fueron llegando hasta la isla para obtener el fabuloso tesoro del mar, que sólo los guaiqueríes, nativos de la isla, conocían de su ubicación.

Fray Bartolomé de las Casas dejó escrito, que en el 1500, a tan sólo 2 años de su avistamiento, ya había en Cubagua 50 aventureros instalados que buscaban afanosamente las preciadas gemas de nácar que usaban los nativos en su ornamento personal. Para 1512 ya existía en la costa una ranchería que albergaba a los sediciosos comerciantes que, en su avidez, comenzaron a esclavizar a los nativos para asegurarse una provisión permanente de perlas, lo que fue diezmando poco a poco la mano de obra representada en los nativos guaiqueríes que, desde tempranas horas de la madrugada hasta llegada la noche, eran obligados a sumergirse para sacar las conchas de “madre perla” aferradas al fondo marino, como lo reseñaban los cronistas de la época:

“Métanlos en el mar en tres y en cuatro y cinco brazas de hondo, desde la mañana hasta que el sol se pone, están siempre debajo del agua, nadando sin resuelto, arrancando las ostras donde se crían las perlas”

La impresionante cantidad de perlas que día a día sacaban los nativos del fondo del mar, aceleró la llegada de más y más comerciantes que fueron modernizando la ranchería, para convertirla en una Villa de más de mil habitantes y con todos sus servicios, hecho que facilitó la conjunción de una sociedad organizada al mejor estilo de los puertos de Europa, donde funcionaban hosterías, tabernas, tiendas de víveres, almacenes, áreas residenciales, capillas; en fin, poco a poco fue creciendo una metrópolis comercial en esta parte del Caribe, como la primera en su tipo en todo el continente, puesto que San Sebastián de Urabá y Santa María de Antigua de Darién en 1510, eran colonias muy pequeñas y para nada tenía el emporio comercial de Cubagua.

Si bien es cierto que la primera fortificación colonizadora se hizo en La Española que, según cuentas los cronistas se sucedió a la llegada de Colón en su primer viaje, este asentamiento no proyecto el desarrollo urbanístico que mostraba Cubagua para la época.

El auge comercial de Cubagua trajo consigo la instalación de un gobierno formal que construyó sus oficinas públicas, e instaló al Tesorero Real que vigilaba el pago del “quinto del rey” o llamado Quinto Real que debían entregar todos los comerciantes y explotadores de perlas de la isla, el cual fue instrumentado como un impuesto confiscatorio que obtendrían los Reyes Católicos y el Sumo Pontífice por la autorización de explotar en Continente americano

Es así como en Cubagua se instalan las Oficinas de Hacienda para el control y pago del Quinto Real, y la Oficina de Licencias de Explotación, como un requisito obligatorio para la explotación de los placeres perleros. Así mismo se crea la Aduana, oficinas de correo, hospitales, salas de juegos, una botica y hasta un colegio para los niños habitantes de la isla… Pero también llegó la lujuria y la perversión que exigían los marinos, corsarios, bucaneros y traficantes que arribaban al puertos en busca de perlas y placeres: juego, licor y sexo se convirtió en un excelente negocio que pagaban a precio de oro.

Los nativos eran abusados en la explotación de perlas y sus mujeres como objetos sexuales, en un negocio fructífero sólo superable por los comerciantes de agua dulce

El agua adulce en la isla resultó más preciado que el valor de la perlas de Cubagua que se cotizaban en Europa, y que hoy adornan los trajes, tapices y joyas más famosas de la historia, como la perla “La Peregrina” que recibió Elizabeth Taylor como un regalo de boda de Richard Bourton: Su tamaño y perfección la convirtieron en la joya predilecta de la corona española y que portaron las reinas.

Por lo tanto, Cubagua tiene el record Guines de la perla más grande, más perfecta, la más costosa y más famosa de toda la historia de las joyas de la aristocracia

Mercaderes del agua dulce hicieron su negocio trayéndola del caudaloso río Manzanare en Cumaná, la cual se vendía en barriles y se almacenaba en tanques que se cuidaban como un tesoro. Allí en tierra firme también los españoles encontraron una feroz resistencia, que obligó a la construcción de una fortaleza para resguardad el comercio del agua, que era vital para el negocio de las perlas.

Dentro de la modernización constructiva de Cubagua destaca una iglesia donde la feligresía católica asistía a las homilías, donde se cumplía con todo el ritual religioso donde se oraba por la vida eterna del Sumo Pontífice en Roma, la salud de los reyes, de las autoridades, y la población blanca en general, mientras los esclavos morían en un suplicio infernal bajo las aguas de Cubagua.

Era el cinismo de una religión que se hacía cómplice necesario para exterminar vidas humanas, ya que la nobleza requería la bendición del Todopoderoso, ante el temo de la ira de Dios por tales pecados… y para ello, nada más emblemático que la “cruz”, la bendición del Papa y un ejército de sacerdotes adoctrinando a los nativos bajo la figura de “misioneros”, que a cambio de los favores religiosos, participaban del “Quinto Real” que debían pagar los mercaderes y comerciantes de los tesoros americanos.

Esta es sólo una pequeña parte de la Leyenda Negra que denunció valientemente Bartolomé de Las Casas, un fraile que denunció la barbarie en contra de los nativos americanos, cuyos “Tratados” han sido tergiversada por los historiadores, negados por la iglesia y santificada por el Papa en Roma, bajo el cínico principio cristiano de la “Justa Guerra” que logró la evangelización del Nuevo Mundo.

Cubagua se convirtió en un importante aporte económico para la Corona y para la Iglesia de Roma, en ese acuerdo económico que suscribieron los “Reyes Católicos y el Papa Borgia Alejandro VI”, quienes recibían parte del botín de las toneladas de perlas que se extraía de sus costas, con el alto precio del exterminio de los nativos que fueron esclavizados… Esta brutal explotación obligó a la importación de mano de obra traída del Africa para suplir los muertos que dejaba la brutal actividad.

“Tal era la desesperación de los nativos en su inhumana tarea de bucear todo el día, que preferían morir ahogados o devorados por los tiburones, ante que continuar el suplicio que les obligaban los sediciosos explotadores de perlas”
Fray Bartolomé de Las Casa

Cubagua fue la Sodoma y Gomorra de América, donde la crueldad humana no tenía límite: a los esclavos se les identificaba con un hierro candente que marcaba la frente y los hombros, con una letra “C” y un número, como animales que se enumeraban para identificar el origen de las perlas extraídas del mar, mientras un contable llevaba el registro detallado de la explotación… No había discriminación: hombres, mujeres y niños eran sometidos al suplicio del hierro al rojo vivo.

El negocio de los esclavos alquilados para la explotación de perlas resultó sumamente rentable, que hasta la iglesia participaba en la explotación humana… Fue el caso del cura de la iglesia de Santiago, Fray Francisco Villacorta, que logró en 1532 una Licencia para la compra y venta de esclavos.

Para el año de 1515 Cubagua era una metrópolis que deslumbraba por la cantidad de barcos que atracaban en sus puertos

Todos los visitantes eran recibidos por el primer sacerdote de Cubagua, el cura Antón de Lucenilla, quien brindaba la bendición y servía de anfitrión en su acomodado Convento, ubicado al occidente de la isla, en cuyo patio se amarraban a los esclavos durante la noche, de allí el nombre “Patio de Esclavos” que siempre encontramos en los conventos de la colonia.

Los nuevos pobladores de Cubagua extendieron su jurisdicción sobre Margarita y Coche, islas equidistantes de Cubagua, pero no lograron someter a los nativos indígenas que mostraron una acérrima resistencia ante la barbarie de los colonos.

En 1525 el rey de España designa a Marcelo Villalobos para que hiciera lo conducente para poblar la isla de Margarita, al igual se había hecho en Cubagua

Pero esta vez los nativos no estuvieron dispuesto a ser esclavizados como su hermanos cubagüenese, y se organizaron en ejércitos de resistencia que hacía imposible la construcción de poblados en las costas de es isla a la usanza colonial… De nada servían los caballos, arcabuces, filosas espadas y el uso de feroces perros, que superaban la ofensiva de los nativos y que fueron tan efectivos en la colonización de los aztecas, cuando el 8 de noviembre de 1519, después de atravesar los volcanes que amenazan la tierra mexicana, Cortés y su gente hacían su entrada en Tenochtitlan, imponente capital del imperio azteca, llegando por la calzada de Iztapalapa que unía por el sur a la ciudad con la ribera del lago. Fue una entrada triunfal ante la creencia de los nativos de que el español personificaba al Mesías Quetzalcóatl que regresaba a su pueblo, con todo el esplendor que significó ver a esos hombres montados en impresionantes corceles, desconocidos para los aztecas; vestidos con trajes de metal que deslumbraban con el brillo del sol, portando armas de fuego que escupían balas de plomo, y mostrando filosas espadas que amedrentaban las escuálidas lanzas con punta de obsidiana (piedra volcánica) que alzaba el ejército del rey Moctezuma.

Cubagua tiene también la primicia americana, en que en sus aguas se suscitó la primera batalla naval del continente

La maldición de la perlas trajo también la codicia de bandoleros del mar, que se iniciaron en América con el ataque a Cubagua en julio de 1828: El pirata Diego de Ingenio bombardea la ciudad y prepara a sus marinos a desembarcar, superando abiertamente a la escuálida policía de puerto que resguardaba la hacienda pública. Naves militares parten de Cubagua para enfrentar a unos bandoleros que los superaba abiertamente, cuando sorprende en el horizonte una flotilla de piraguas de aguerridos nativos guaiqueríes, cuya animosidad hizo huir a los bandidos.

¿..Pero cómo lograron los españoles un apoyo de los nativos que eran esclavizados..?

Gracias al hábil capitán Francisco Fajardo, que conquistó el amor de la cacica Guaiquerí, bautizada con el nombre de Isabel, y de quien tendrá un niño que hará historia, ya que gracias a ese hijo, también de nombre Francisco Fajardo, los españoles podrán conquistar tierra firme, derrotar a los nativos “caracas” y expandir la conquista a todo el continente, desde el valle de Caracas hasta la Patagonia en Argentina.

Podemos decir también, que motivado a la maldición de la perlas de Cubagua, se aniquilaron todas las civilizaciones nativas de Sudamérica

La ironía del destino hizo, que gracias a Cubagua y el amor de una india guaiquerí, fue posible para los españoles la conquista de la mitad del Continente: Hacia 1557 Isabel acompañó a su hijo Francisco Fajardo en su viaje a Tierra Firme. Allí fue recibida espléndidamente por sus parientes indígenas, pues Isabel era nieta del cacique Charayma. Mientras Fajardo viajó a Borburata y El Tocuyo con el fin de obtener autorización para conquistar la región centro-norte de Venezuela, ella lo esperó en El Panecillo (cerca de la actual población de Chuspa, Distrito Federal). El hecho de que su madre actuara como embajadora, facilitó a Fajardo la receptividad de los indígenas de la costa quienes en un primer momento vieron en él a uno más de su pueblo, hablante incluso de la lengua indígena. Isabel murió por el envenenamiento de los pozos; hecho perpetrado por los indígenas que se alzaron contra el abuso de los soldados españoles en 1558.

La producción de perlas fue de tal magnitud, que se convirtió en moneda de curso legal, y se utilizaban para adquirir bienes y servicios que se pagaban en la colonia

Cubagua tiene a su haber el establecer el “Patrón Perla” como moneda de curso legal que se utilizaba, no sólo en la isla, sino que servía para adquirir bienes y servicios en otras partes del Nuevo Mundo. Una curiosidad única en la historia monetaria, lo cual permitió un elevado estándar de vida a los habitantes de la isla, y la instalación del primer “Banco Central” del que se tiene historia en América, donde se depositaban los quintales de perlas que se extraían de las aguas.

Estamos hablando de la primera bóveda de seguridad para resguardar valores que se instaló en América, cuyos reservas garantizaban el valor cambiario de las perlas en relación a los ducados, que era la moneda de curso legal que se utilizaba en Europa… Pero si bien es cierto que el ducado, como la moneda de oro español que se cotizaba en el mercado europeo, tenía un valor intrínseco en el metal, la perla de Cubagua por su belleza y demanda, competía en el mercado cambiario por encima de las monedas de oro, como un caso inédito en los procesos de devaluación que registra la historia.

Sin embargo, en 1533 la producción se vio mermada, no por el agotamiento de los fondos marinos, sino por la llegada de cardume de tiburones a las costas de Cubagua, atraídos por los cuerpos de los infelices esclavos que eran lanzados al mar, y por la carne de molusco que se vertía a las aguas, luego que los trabajadores extraían las perlas de la cocha.

Los tiburones devoraban a los infelices esclavos, que sin importar su presencia, eran obligados a sumergirse una y otra vez… Tal fue la mortandad que la producción de perlas tuvo una baja preocupante, que obligó a las autoridades a cazar los tiburones que diezmaban a los buceadores… y así quedó reseñado por los cronistas de la época: “La tiranía que los españoles ejercían contra los indios en el sacar o pescar de las perlas es una de las crueles condenadas cosas que pueden ser en el mundo..! No hay vida infernal y desesperada en este siglo  que se pueda comparar. Métanlos en el mar en tres, en cuatro y en cinco brazas de hondo, desde la mañana hasta que se pone el sol… Están siempre debajo del agua, nadando sin resuelto, arrancando las ostras donde se crían las perlas. Salen con unas redencillas llenas llenas de ellas donde está un verdugo español en una canoa, y si se tardan en descansar le dan de puñetazos y los toman por los cabellos y los echan nuevamente al agua para que tornen a pescar… De comida: la carne cruda del molusco que tiene la perla, cazabe de la yuca y maíz, que son los panes de allá. Muchas veces zambúllense en el mar y nunca tornan a salir porque los tiburones y los marrajos, que son dos especies de bestias marinas que trajan a un hombre entero, los comen y los matan”

Para 1527 la Villa de Cubagua obtiene el título de “Ciudad de Cubagua” y el derecho de usar el escudo de armas de Carlos V; año en que se realizan las primeras elecciones populares en la isla para elegir al nuevo alcalde, Antonio Flores, como la primera autoridad civil y política de la colonización que se realizaba en América… Luego, por la Real Cédula del 12 de septiembre de 1828, la ciudad adquiere el nombre de Nueva Cádiz… Para entonces, Cubagua representaba una metrópolis en el Nuevo Mundo, y las noticias e la isla colmaban las noticias en Europa. Bajo la Audiencia Real de Santo Domingo, Nueva Cádiz ciudad se organiza a la par de una metrópolis europea, y cuenta con tribunales, cárceles y patíbulos para los condenados a muerte, como fue el primer crimen condenado que se cometió en la ciudad, cuando en 1528 Pedro de Barrionuevo asesinó a Martín Alonso Alemán.

Pronto Cubagua se convirtió en el puerto comercial del Caribe donde llegaban barcos de todos los rincones del planeta, desde donde se exportaba: perlas, sal de Araya, pescado salado, maíz, cazabe, oro, petróleo, aves exóticas de tierra firme, huevos de tortuga, animales criados en la isla y nativos esclavos. Ello incrementó sustancialmente los ingresos de la isla que se tradujo en una modernización de la ciudad y un mejoramiento de los servicios públicos, a la par que crecía el comercio: posadas, tabernas, tiendas de ropa, de comida, salas de juego, talleres de carpintería, de herrería, albañilería, de construcción… en fin, había de todo es esa pequeña isla, incluyendo la proliferación de prostíbulos que demandaba la creciente población de marineros que llegaban a la isla, no obstante la moral que reinaba para los habitantes de Cubagua, donde el amancebamiento estaba castigado, y se imponía penas severas a las mujeres que hicieran vida marital sin estar casadas, como fue el caso de Antonia Camacho, Isabel de Aguilar, Mencía Hernández, Elena Delgado y Catalina de Salas, condenadas por Pedro de Herrera, como el primer Juez de la isla, que funcionaba desde el edificio de ayuntamiento, cuya edificación constituye el primer edificio público del continente.

CUBAGUA fue todo un emporio comercial que atraía decenas de barcos que arribaban a su puerto

La isla era la razón de la colonización del continente y una fuente de tesoros permanente para el comercio de la perla muy cotizada, no sólo por su valor de joya que exponía la sociedad adinerada, sino que la perla de Cubagua era el “Viagra” que buscaban afanosamente los hombres del Viejo Mundo, ya que la perla y el vino constituían un potente afrodisíaco, término que deriva del nombre de Afrodita, diosa griega del Amor, que surgió desnuda de la espuma del mar de Cythera en el siglo VI, antes de Cristo… Por ser la perla una mezcla de cristales de carbonato de calcio, éste se disuelve en el vino, que actúa como un catalizador producto de la fermentación que se produce por la acción de levaduras que transforma los azúcares del fruto en alcohol y anhídrido carbónico.

Una perla de Cubagua disuelta en una copa de vino, a juicio de los aristócratas, era un potente afrodisíaco, como aseguraba Francisco Fajardo según se lo dijo su compañera, la cacica Isabel, puesto que era usado por los nativos para aumentar el estímulo sexual, cuando se disolvía una perla en alcohol de maíz

Ya desde época romana se consideraba a la ostra un potente afrodisíaco, que además de su componente nutritivo en proteínas, su perspicacia como estimulante sexual, se centra en el parecido entre la carne del molusco expuesto al abrir la concha y la vulva de los genitales femeninos; por lo tanto, no era extraño el poder sexual que se le atribuía a ese medicamento que se envasaba en Cubagua y se vendía en las más prestigiosas farmacias de Europa.

Podemos decir también, que en Cubagua se instaló el primer laboratorio de medicamentos del Nuevo Mundo, y además pionero en la química del estimulo sexual, la fertilidad y la impotencia sexual masculina o disfunción eréctil, que hoy le genera al laboratorio que monopoliza el Viagra miles de millones de dólares.

De allí la aceptación de las ostras como un medicamento para la impotencia, y que se cotizaba a precio de oro en el mercado, que buscaban afanosamente las píldoras milagrosas que se envasaban en Cubagua y se exportaban al mundo en uno de los negocios más rentables de la época.

Cubagua era un emporio comercial que traía comerciantes de todas las latitudes, lo que exigía una demanda importante de agua, comida y servicios para atender el crecimiento vertiginoso de una metrópolis, como un caso único en la evolución de los pueblos

Desde Santo Domingo se fletaban barcos cargados de alimentos; desde tierra firme llegaban barcos con agua y leña; y desde Europa llegaban comerciantes, industriales y turistas que se vanagloriaban de las azules aguas del lado norte de la isla, cuyo apacible mar de la bahía constituyó un lugar ideal para la instalación de posadas, donde se hospedaban los asiduos visitantes.

Por lo tanto Cubagua no sólo eran perlas, comercio, laboratorios, conventos, salas de juegos, boticas o farmacias, agentes de importación y exportación, metrópolis urbanística, sino que además, la isla era el lugar turístico por excelencia del Nuevo Mundo, donde arribaba la aristocracia europea para vacacionar y desfrutas del sol y el mar, sin la amenaza constante de piratas y de los nativos que siempre constituyeron un peligro en el Caribe.

La inflación y los altos precios de los productos en concordancia al alto circulante en dinero y tesoros que se comerciaban en la isla, constituyó un factor segregacionista y depurador hacia una nueva sociedad cubagüense adinerada que fue sustituyendo a los antiguos habitantes de la isla, para convertir el lugar en una elite privilegiada y de alto poder adquisitivo, que instaló en la isla haciendas de ganado vacuno, mulas, caballos y toros e lidia para las corridas, lo que constituía una actividad agropecuaria muy onerosa que exigía una demanda de agua y alimentos que se importaban a un alto precio… De hecho, en el año de 1527, se celebró en Cubagua el nacimiento del Felipe con una corrida de toros.

Por lo tanto, Cubagua además tiene la primicia de la primera corrida de toros en el Nuevo Mundo

Las “maquilas”, del francés “maquillaje”, como un practica industrial para contratar mano de obra barata en la confección de vestidos, principalmente, se instaló en Cubagua para la producción de ropa de vestir que se exportaban, no sólo hacia las colonias del Nuevo Mundo, sino a Europa, cuyos precios competitivos, por la mano de obra barata en esclavos africanos, favoreció la instalación en la isla de fábricas diversas. En año de 1533 la Corte prohibió la importación hacia Nueva Cádiz, de ropa elaborada, con la finalidad de proteger la industria local.

Como puede verse, Cubagua era todo un emporio comercial, financiero, industrial y turístico, que facilitó la invasión al resto de continente

Para los invasores españoles fueron años de gloria, mientras que para los nativos significó el holocausto que exterminó a una raza milenaria

Cubagua tiene a su haber el tener el primer pozo de petróleo que conoció el mal llamo Nuevo Mundo..! Gonzalo Fernández de Oviedo nos da las primeras informaciones sobre la explotación de hidrocarburos que conoció América:

“Algunos que lo han visto dicen ser llamados por los naturales Etercus Demonios (estiércol del Diablo) y otros le llaman petróleo, y otros asfalto… Este licor de Cubagua hallan que es utilísimo para muchas cosas y para diversas enfermedades”

Para 1536, por orden de la reina, se exportaba petróleo desde un lugar en Cubagua, donde los nativos habían improvisado un pozo, del cual brotaba una sustancia negruzca, aceitosa y pegajosa, que resultaba ideal para impermeabilizar las embarcaciones, y como ungüento que, esparcido en determinadas áreas del cuerpo enfermo, causan un milagro poder curativo..!

Es así como Cubagua se convierte en el primer pozo de explotación de hidrocarburos que registra la historia, cuyo uso resultó otro excelente negocio y para distintos usos: a) como ungüento medicinal para combatir la enfermedad de la gota b) como combustible ideal para alumbrar los candiles de calles y avenidas europeas c) como impermeabilizante de los barcos de madera d) como arma de guerra en las catapultas que lanzaban “bolas de fuego” y que no se apagaban con agua.

Otra industria surgía en esa prodigiosa isla que se sumaba a las ya fructíferas empresas instaladas, lo que demandaba más esclavos, más importaciones, más mano de obra calificada y más servicios… Cubagua era la envidia comercia e industrial del Caribe, con una población que fácilmente podría haber llegado a los 10 habitantes, si tomamos en cuenta el emporio comercial y financiero que registró la isla por casi cuatro décadas… Hago especial énfasis en esta cifra, ya que los historiadores ortodoxos apenas le atribuyen uno a dos millares. Lo cierto, es que para calcular la población de la isla, sólo basta cuantificar la actividad económica, los viajes, las importaciones que registran más de ochenta toneladas de alimento mensual, y la cantidad de esclavos que requirió la explotación de perlas, para calcular conservadoramente una población de más de 10 mil habitantes… Cabe señalar, que en el años de 1939, la Standard Socony, empresa extranjera en la explotación de petróleo, efectuó perforaciones en Cubagua para ubicar importantes yacimientos de hidrocarburos y reservas de gas.

Cubagua, al igual que Sodoma y Gomorra, fue víctima de la ira de Dios, cuando la naturaleza dejó volcar todo su poder destructivo en una fecha muy significativa, puesto que el 25 de diciembre es el día número 359 del año en el Calendario Gregoriano y el número 360 en los años bisiestos; pero además, es el día de la navidad para los cristianos y el día de Apolo en la antigua Roma.

Para los cristianos, el 25 de diciembre se celebraba el nacimiento de Jesucristo, como una historia anunciada con siglos de anticipación por el profeta Isaías, cuando escribí el nacimiento de Jesús que nacería de María y en Belén, mientas que el ángel Gabriel anunciaría su nombre de Jesús. El evangelio de San Lucas narra muy detalladamente cómo fue el nacimiento de Jesús en Belén… Cuenta lo siguiente:

Por aquel tiempo salió un decreto del emperador César Augusto mandando hacer un censo y cada uno debía ir a inscribirse en el pueblo donde había nacido. Así que José y María tuvieron que viajar desde Nazaret hasta Belén a inscribirse allá (tres días de camino). Pero al llegar a Belén no encontraron puesto para hospedarse en ninguna casa (no porque las gentes no quisieran darles hospedaje, pues allá la gente es muy atenta, sino porque habían llegado tantas personas de otras partes que ya no había ninguna habitación libre). Solamente había hospedaje en el mesón común, o sea un corral grande donde llegaban las gentes con sus animales y pasaban allí la noche. Pero José vio que ese no era sitio para ellos. Entonces alguien le avisó que por allí cerca había una cueva donde los animales se refugiaban cuando hacía frío, y en esa cueva, en la canoa de echar el pasto a los animales (pesebre se llama) allí nació el Hijo de Dios y Salvador del mundo, el 25 de diciembre del año cero”

Es importante esta referencia bíblica, ya que el 25 de diciembre de 1541, cuando la feligresía de Cubagua celebraba en la homilía el nacimiento de Jesús, como el día más benaventurado de la fe cristiana, cuando los comerciantes hacían filas en los confesionarios” para lavar sus pecados por las muertes de inocentes esclavos, y la iglesia elevaba sus oraciones al cielo para alabar al Todopoderoso, en el horizonte, una nube negra anunciaba el fin de una metrópolis, que fue la envidia del continente y el emporio financiero del Viejo Mundo.

Cubagua vista desde el satélite: la isla más pequeña a la izquierda

Ese fue el fin del emporio perlero del Caribe, cuyas gemas del mar aún deslumbran en iglesias, castillos y ajuares de joyas de Europa, y en especial, aunque suene irónico admitirlo, se exponen con arrogancia de lujo y riqueza en los tesoros del Vaticano, que fueron los más favorecidos de la extracción de perlas de Cubagua

Del investigador Valentín Rafael Berbín leemos lo siguiente: La rastra para la extracción de perlas comenzó a ser utilizada en 1529 por Luis de Lampiñán, a quien la Corona le otorgó un permiso para pescar por el sistema de arrastre, pero tuvo que renunciar a él por la resistencia que hicieron los cubagüenses. La primera descripción de una rastra data de 1568. Las faenas de pesca comenzaban al salir el sol y terminaban al atardecer. La producción alcanzó un máximo alrededor de 1527, cuando el Quinto Real tenía un valor de unos 1.300 marcos. A partir de esa fecha la producción desciende acusadamente, de manera que ya en 1542, los placeres de Cubagua quedan prácticamente abandonados, igual que la ciudad de Nueva Cádiz.

Consumada la independencia en agosto de 1823, el Gobierno otorgó a la empresa británica Rundell, Bridge & Rundell el derecho exclusivo, por 10 años, de la pesca de perlas mediante máquinas en los mares territoriales y costas de la Gran Colombia. En septiembre de 1828 el bergantín Wolf llegó a Margarita para iniciar tales actividades en aguas de Cubagua. Probablemente la utilización de la rastra no tardó en imponerse como el método más adecuado de extracción, siendo utilizado prácticamente sin modificaciones hasta nuestros días. Durante el gobierno de Cipriano Castro, en 1902, se inicia también la explotación con buzos de escafandra por concesión a una compañía inglesa, la cual operó por poco tiempo, pasando la explotación a manos de pequeños empresarios, algunos de los cuales llegaron a poseer hasta 18 equipos que eran operados por pequeñas unidades pesqueras, cada una de las cuales tenía un buzo: “Se trabajaba hasta una profundidad de 9 brazas (unos 16 metros)” Intentos de trabajar a profundidades mayores, de 14 brazas, tuvieron que ser abandonados en 1961, debido a que los buzos sufrían de calambres y hemorragias y el asedio de tiburones. La mayor producción perlera de los tiempos modernos se produjo en 1943, con un volumen de unos 1.300 kg de perlas. A partir de ese año, la producción baja considerablemente, así como el número de permisos solicitados.

Fue tan famosa la isla de Cubagua, que en una comedia escrita durante el siglo XVII por Lope de Vega, titulada: “AMAR, SERVIR Y ESPERAR” se lee:
“…que aunque esto digo traemos más diamantes que en la China ha visto el más lince Febo, doce perlas de Cubagua que fueron del Fénix huevos si hubiera casta de Fénix…”

 

CUBAGUA 465 AÑOS DESPUES

El 8 de septiembre del 2006, cuando escribo este libro, luego de 465 años desde la destrucción de Cubagua, y como de costumbre en cada año, el Estado Nueva Esparta se viste de gala espiritual para participar en la tradicional “Bajada de la Virgen”, en un peregrinar de miles y miles de feligreses agradecidos al milagro de su Reina Madre.

La Virgen del Valle es quizás la imagen inmaculada de la madre de Dios más antigua del continente americano, cuya figura llegó a Cubagua, la más pequeña de las tres islas que hoy forma parte del Estados Nueva Esparta, en momentos en que la feligresía imploraba por un milagro que pusiera fin a la barbarie de los españoles en contra de los nativos Guaiquerí, raza indómita que habitaban las tres islas que conforman hoy la región insular: Margarita, Coche y Cubagua

El 12 de septiembre de 1528 por la Real Cédula de Carlos V de España, ese lugar que fue habitado desde 1512 en la costa oriental de Cubagua, fue elevado a la categoría de Ciudad de Nueva Cádiz, para ser considerada como la primera metrópolis turística y comercial de América. Cubagua era un ejemplo de desarrollo comercial, industrial, y un próspero emporio financiero que abarrotaba las arcas de la corona y la Iglesia… El Nuevo Mundo se conocía por Cubagua, más que por cualquier otra región colonizada en el continente… Esa es una de las caras de Cubagua, que contrasta con la cara angelical de la Virgen del Valle, cuya historia de milagros se remonta a los albores de la colonización del Nuevo Mundo; por lo que nos atrevemos asegurar, que Nuestra Patrona la Virgen del Valle, es la primera imagen de la Virgen que llegó al Nuevo Mundo.

Cuenta la historia, que algún anónimo artista español del siglo VI, modeló en madera las facciones de una virgen de rostro angelical junto a brazos y manos, como un conjunto armonioso de la representación de “La Purísima”, y sus elementos sostenidos con listones del mismo material, para darle la apariencia de la Inmaculada Concepción madre de Jesús

Un galeón la llevaba a Santo Domingo, antigua isla La Española, y por algún misterio no pudo cumplir su viaje, y arribó a las costas de Nueva Cádiz, para que santificara al primer poblado europeo de América, y llevar consuelo a sus habitantes a la sombra de la Ermita que se proyectaba construir, cono una de las dos iglesias que tuvo la isla. Lo cierto de la historia, es que “La Purísima” o Virgen de Cubagua, se convirtió en la primera imagen inmaculada de la Virgen en el Nuevo Mundo, a la cual le rendían pleitesía nativos y colonos.

Algunos historiadores aducen que la llegada de la Madre de Dios debió suceder el 20 de octubre de 1529, por lo que Nuestra Señora del Valle ostentaría el privilegio de ser la imagen religiosa más antigua del Continente y su Ermita, el primer santuario cristiano del Nuevo Mundo

Nueva Cádiz fue el emporio comercial y turístico del Caribe..! Sus placeres perleros fueron considerados los más grandes, hermosos y valiosos del mundo de la época, donde se extrajeron en 30 años más de doce toneladas de perlas, algunas tan grandes como un huevo de paloma. Su importancia urbanística fue tal, que en Cubagua se inauguró la primera Botica y el primer Casino del continente… Su fama se extendió rápidamente por toda Europa, para convertirla en un emporio turístico que los monarcas visitaban, cuando el frío helaba los huesos y el Caribe, con su eterno sol de primavera y clima tropical, invitaba al descanso y la relajación… Pero Cubagua además adquirió fama para los aventureros que buscaban playas tropicales, vicio, ocio, diversión y fortuna con el comercio de esclavos y trata de blancas.


Maqueta de Cubagua – Museo Marino de Margarita

Nueva Cádiz se convirtió en pocos años en la Sodoma y Gomorra americana con toda su perversión… A su puerto arribaban los navegantes piratas, conquistadores y aventures de todos los mares, atraídos por el comercio de perlas, los casinos, hosterías, burdeles y tabernas que proliferaron en las costas de Cubagua… y en ese ambiente de inmoralidad, vicio y esclavitud, los guaiqueríes, quienes fueron esclavizados por los conquistadores, buscaron en la madre de Dios el fin a sus penurias… Así lo contaron los cronistas de la época:

“Los nativos acudían en peregrinación a la capillas, donde lucía esplendorosa la singular figura femenina de rostro radiante y juvenil que representaba la madre de Jesús”

Los indios imploraban por la justicia divina, ante la barbarie cometida contra sus padres, hijos y hermanos, los cuales eran obligados a sumergirse en las aguas para saciar la ambición insaciable de perlas que demandaban la iglesia y la monarquía

Decían los marineros, que un barco podía navegar sin brújula, siguiendo el rastro de los cuerpos despedazados de los nativos que flotaban en el mar, desde Cubagua hasta La Española

Tal era la barbarie cometida por los conquistadores contra esta noble raza Guaiquerí, que muchos nativos preferían morir en las profundidades, antes de continuar el suplicio de bucear desde tempranas horas de la mañana hasta entrada la noche, sin otro alimento que los despojos de la madre perla que se lanzaban al mar luego de extraer de la concha el preciado tesoro… Así lo narró el fraile español:

“La tiranía de los españoles obligaban a los indios a sacar perlas de la manera más cruel. No hay peor suplicio infernal que se le pueda comparar… Los metían a la mar a cinco brazas de hondo desde la mañana hasta ponerse el sol. Si tratan de descansar los apuñalan. En pocos días mueren sangrando por la boca o los devoran los tiburones. La mayoría de los indígenas prefería morir ahogado antes de continuar el suplicio”
Bartolomé de Las Casas

Y en ese ambiente de crueldad y esclavitud, el 25 de diciembre de 1541, día de la natividad cristiana, la naturaleza hará justicia a los guaiqueríes

Como todas las madrugadas de “Noche Buena”, mientras unos rezaban en la iglesia la celebración de la “Fiesta del Gallo” bajo el manto protector de la Virgen de Cubagua, otros se emborrachaban hasta la saciedad en fiestas de orgías y perversión que se hacían en las tabernas… y al amanecer, descansaban la resaca del alcohol como hacían todos los años… Pero esta vez la mañana de navidad sería muy distinta… El sol no brilló como todos los días… Una espesa neblina llegaba con las olas del mar anunciando la fatalidad… Las aves marinas, que siempre descansaban sobre las embarcaciones, izaron su vuelo hacia tierra firme… El mar se tornó oscuro y picado con altas olas que impactaban el muelle de Nueva Cádiz… Los nativos presentían lo peor en el ambiente, y se embarcaron en sus canoas para dirigirse hacia la mayor de todas las islas, Margarita… Ese día no se sentía la brisa del mar y un aire pesado con olor azufre se respiraba en el ambiente.

Era el infierno de un maremoto que despertaba en las costas de Cariaco, como la zona sísmica más activa del Caribe con su temible fosa marina de más de 6 kilómetros de profundidad a pocas leguas de Cubagua, a la par de un portentosos huracán que se dejaba sentir en el Caribe, como nunca antes en esa época del año

Debajo de la tierra se escucha un rugido infernal que obligó a la mayoría a resguardarse en las viviendas: unos corrían hacia el centro de la isla huyendo de la catástrofe que se avecina, mientras los más osados intentaban en vano remar para alejarse en sus grandes barcos, ante la ausencia del viento que por momentos desapareció de la costa… Los fervientes creyentes se refugiaron en la iglesia para rezar a la “Purísima” implorando por sus vidas… De pronto..! la costa fue sacudida por terribles vientos huracanados que arrasaban todo a su paso, al momento que la tierra se hundía en terribles temblores que no dejaban nada en pie… Era un auténtico Apocalipsis para los habitantes de Cubagua, hasta que una luz de esperanza sintieron los indefensos pobladores que no tenían a donde ir: la turbulencia cesó, y el mar se fue retirando, poco a poco, para dejar al descubierto el fondo marino con los valiosos tesoros en mantos de ostras que tanta avaricia causaba entre los conquistadores…

Pero lejos estaba la esperanza de una salvación… La tranquilidad que por momentos apaciguó la tierra, era la antesala de un tsunami que vaticinaba la desgracia..!

No había donde correr ni donde refugiarse, ya que la isla es muy pequeña, de apenas 24 km2 y sin elevaciones… Rezar y arrepentirse de los pecados era lo único que podían hacer los habitantes de Cubagua..! y luego de la calma volvió la tempestad… A los pocos minutos, el cielo se oscureció con negros nubarrones cargados de rayos y relámpagos, que dejaron caer toda su furia de lluvia y granizo diseminados en fuertes vientos huracanados y torbellinos de agua que se elevaban al cielo en remolinos de tornados; al momento en que volvieron los temblores con mayor intensidad, y envueltos en un ruido ensordecedor por la masa de agua que se elevaba cada vez más en el horizonte para aterrorizar a los habitantes… Las viviendas caían como bancos de arena sacudidas por los feroces vientos y el hundimiento repentino de la tierra, cuando una inmensa ola se dejó ver a la distancia para impactar contra la costa, destruyendo la ciudad de Nueva Cádiz con sus puertos, embarcaciones, edificios, casas, calles, y habitantes, que fueron arrastrados hacia las profundidades del mar, desapareciendo de la isla lo que una vez fue la primera metrópolis comercial del Nuevo Mundo.


Ruinas de Cubagua – Vista aérea

Cubagua fue totalmente devastada y la mayoría de la ciudad de Nueva Cádiz sepultada en la profundidades del mar. Lo que hoy vemos, es parte de la costa que sobrevivió al cataclismo, mientras en el fondo del mar aún permanecen sepultada parte de la ciudad. Son las dos hipótesis que se han tejido en torno al destino de Nueva Cádiz; dos teorías: los que piensan que fue tragada por un maremoto; lo que aseguran que fue un huracán que la sepultó bajo tierra; y yo, que estimo que fue la conbinación de ambos fenómenos naturales, que se conjugaron como una maldición que borró del mapa geográfico la principal metróplolis del Nuevo Mundo… y donde ayer floreció una metrópolis, hoy es un terreno estéril e inhóspito.

Vista de la costa de Cubagua y el monumento de mármol y concreto que erigió el Gobernador Morel Rodríguez, con motivo de los 500 años del mal llamado “Descubrimiento de América”

Lo poco que quedó de pie fue arrasado e incendiado por los piratas que llegaban a la isla para saquear sus ruinas… Durante los siguientes 400 años Cubagua fue olvidada..! Los asiduos navegantes llegaban a su costa occidental en busca del petróleo que brota del llamado “Pozo de Brea”, como el primer yacimiento de hidrocarburo de América y del cual se sacaba el negro betumen para impermeabilizar las embarcaciones… En 1954 el arqueólogo José María Cruxent limpió el lugar y trazó la antigua Nueva Cádiz sobre la árida costa, donde aún se respira la fatalidad de una antigua ciudad.

Este es el Escudo de la Ciudad, de Carlos V esculpido en piedra y que se encontraba a la entrada del ayuntamiento. Fue recuperado de las profundidades en las costas de Cubagua; y en su diseño presenta: el águila bicéfala, con leones rampantes, con castillos, con flores de lis y con granadas. Una de las pocas esculturas recuperadas de la ciudad, y que hoy se expone en el Museo Bolivariano en Caracas. Esto es lo que queda de Cubagua en la oportunidad que la visité en enero de 1998 como Comisionado del Gobernador de Nueva Esparta para hacer un levantamiento topográfico de sus ruinas

Sobre la presencia de la virgen en Margarita hay dos versiones: Se dice que los pocos sobrevivientes del maremoto se trasladaron a Margarita, llevando consigo la imagen de la virgen hasta una finca ubicada en el Valle… Pero la más aceptada, es la aparición de la virgen en las costas de Porlamar, arrastrada por las mareas, luego que su Ermita se perdió en las profundidades del mar con la devastación de Cubagua… Se dice que fue rescatada en la playa y llevada al Valle por los nativos Guaiquerí, quienes la ocultaban en una cueva en las alturas del Piache, cuando la isla era asaltada por los piratas y bandoleros que frecuentaban el Caribe.

 

LOS MILAGROS DE LA VIRGEN DEL VALLE

En nuestra concepción religiosa, un milagro es todo aquello que no podemos explicar científicamente… Un milagro es todo aquello que sucede sin la intervención del hombre, sino por la fe y la creencia mística en algo divino y sobrenatural; por lo tanto podemos decir, que la aparición de la Virgen en Margarita ya de por sí fue un milagro, tomando en cuenta lo devastador de terremoto que sepultó la ciudad de Nueva Cádiz.

El Milagro de la LLuvia

Margarita no posee ríos, y sus pocas elevaciones impiden que las nubes se detengan en su tránsito sobre la isla… Las pocas lluvias son características en Margarita… Pero nunca como a comienzos del 1600, cuando un fenómeno natural impidió que cayera una sola gota de agua.

En esa oportunidad la sequía se extendió por años… Prácticamente todo se acabó: los animales morían y no se podía cultivar… Pero aún así, los margariteños estaban empeñados en no abandonar su isla… El mar era lo único que les proporcionaba alimentos, y la poca agua que podían trasladar desde tierra firme una vez a la semana, colmaban la desesperación de los miserables pueblos… Pero con el tiempo, muchos pescadores emigraron hacia otros lugares… Hasta que llegó el momento de decidir el destino de los habitantes que aún quedaban en la isla… En ese momento de desesperación, donde todo estaba agotado, los margariteños imploran por un milagro a la Virgen del Valle.

Ahora los margariteños habían depositados sus esperanzas en el poder divino de su Virgen

El pueblo fervoroso elevó sus plegarias en procesión, llevando a la madre de Dios por los miserables caseríos inmersos en la sequía y la desesperación… y ocurrió el milagro..! El cielo se oscureció de nubes cargadas de humedad, y un fuerte aguacero, como nunca antes, colmó los áridos campos que volvieron a la vida… A partir de entonces, la Virgen vela por la felicidad de los margariteños, y es la encargada de asegurar el agua de lluvia que, desde ese día, no ha dejado de regar los campos, ya que la isla no posee ríos… y desde ese milagroso día, la Virgen no se ha visto obligada a abandonar su templo en el Valle del Espíritu Santo, para peregrinar por los pueblos margariteños.

 

El Milagro de la Perla

Un humilde pescador de nombre Domingo, nativo de Punda, como todas las mañanas, se sumergió en las profundidades del mar en busca de las codiciadas perlas que hicieron célebre la isla de Cubagua, y que motivaron la conquista en esta parte del continente por parte de los españoles… De pronto..! cuando revisaba el manto de coral, fue alcanzado por la filosa púa de una furiosa manta raya que rondaba los criaderos de ostras… Como pudo…. salió a la superficie y llegó sangrante a la orillas, donde fue atendido por los lugareños que, en vano, intentaron parar la infección que había cangrenado la pierna… De nada sirvieron los remedios para sanar su herida… La pierna se le ulceró hasta la rodilla y sólo su amputación podía salvarle la vida…

Pero ello era peor que la muerte misma para un hombre que vivía del mar y necesitaba de miembros sanos y fuertes…

Representación del Milagro de la Perla en la impresión de Estampilla de IPOSTEL conmemorativa a los 500 años de Margarita que se celebró el 15 de agosto de 1998
Diseño y originación a cargo de Jorge Mier Hoffman

Ante un desenlace fatal, la mujer de Domingo invocó al milagro de la Virgen del Valle … y a los pocos días su pierna sanó sin más remedio que los rezos y oraciones de su esposa

Domingo con un agradecimiento infinito, le prometió a la Virgen la primera perla que obtuviera cuando nuevamente volviera al mar… Sintiéndose seguro por el aura protectora de la Virgen del Valle, volvió al mismo lugar para extraer la valva de una inmensa ostra que halló sujeta al manto de coral… Al abrirla, su rostro mostraba el asombro de tan singular descubrimiento… ésta no era una perla común… era nada más y nada menos que una curiosa perla que asombrosamente delineaba la forma de su pierna y mostraba hasta el rastro de su cicatriz.

Hoy la perla en forma de pierna puede ser admirada en un manto bellamente tejido que se expone en el Museo Diocesano del Valle del Espíritu Santo

El Milagro que Salvó a Arismendi

La Patrona de Oriente es también la “VIRGEN BOLIVARIANA”, por ser la Patrona del Ejército Libertador Margariteño, cuya imagen inmaculada enarbolaba las banderas en cada batalla

Durante la heroica Batalla de Matasiete que el 31 de julio de 1817 inmortalizó la valentía del heroico pueblo margariteño, el General Juan Bautista Arismendi recibió un disparo en el pecho que lo hizo rodar cuesta abajo, para angustia de sus hombres que lo daban mortalmente herido…

La conmoción embargó a la tropa al ver a su líder caído en medio de la acción de un enemigo que superaba abiertamente a los patriotas

De pronto se oyó un grito de esperanza: Un Milagro…! Gritaron los hombres que fueron a auxiliar al héroe margariteño… Increíblemente la bala mortal no penetro el pecho, ya que fue detenida milagrosamente por una medalla de la Virgen del Valle que el patriota Arismendi siempre llevaba colgada a su pecho… y desde ese día, la imagen inmaculada de la Virgen fue bordada en los pendones patriotas que enarboló el aguerrido pueblo margariteño.

Pero el despliegue militar del español Pablo Morillo era impresionante… Lleno de rabia por la derrota sufrida en Matasiete, ordenó saquear, quemar las ciudades y los campos margariteños

El General Arismendi agradecido por el milagro de su Virgen que le salvó la vida, y en compañía del héroe de Matasiete, Francisco Estaban Gómez, rescataron la imagen de la Virgen del saqueo del Valle del Espíritu Santo, para dejarla a buen resguardo en la Iglesia de Santa Ana del Norte, santuario religioso que se hizo célebre el 6 de mayo de 1816, porque allí nació la Tercera República de Venezuela, cuando en ese recinto católico, Simón Bolívar fue reconocido como el Jefe Supremo del Ejército Libertador, para emprender su marcha invencible hacia tierra firme y liberar un Continente.

Representación de la Laguna de los Mártires en la impresión de Estampilla de IPOSTEL conmemorativa a los 500 años de Margarita que se celebró el 15 de agosto de 1998

Pablo Morillo, luego de asesinar vilmente a más de 500 margariteños que prefirieron morir en la laguna antes que rendirse a los españoles, saqueó el santuario de la Virgen y embarcó sus ofrendas en piedras preciosas, oro y plata… Pero poco duró la travesía del bandolero, ya que su navío “Alcántara” fue consumido por las llamas que inexplicablemente aparecieron apenas se alejó la embarcación de las costas. Ofrendas que hoy reposan en el fondo del mar, lugar donde pertenecen las joyas de perlas y donde apareció milagrosamente la Virgen.

“Virgen Marinera”… así la nombran los orientales porque la trajo el mar, y porque no hay pescador que no la invoque en oraciones antes de zarpar o lanzar la red en la dura faena de pesca; por ello también es la Patrona de la Marina y de todo el Oriente del país

El 8 de septiembre es el día de la Natividad de María Santísima… Ese día de júbilo nacional, la imagen de Nuestra Señora Del Valle deja el Santuario para asistir al oficio litúrgico y para recibir las ofrendas de sus devotos en un acto de infinita adoración.

Su festividad moviliza la mayor cantidad de personalidades, de todas partes del mundo, a su santuario en el Valle del Espíritu Santo

Le dicen “La Muñeca” por su rostro sonriente y angelical… otros le llaman “La Virgen Linda” por su mirada melancólica; o más fervorosamente y para darle un toque regional, todos la llaman: “La Virgen del Valle”… Hace casi quinientos años que bendice, con sus ojos semidormidos y sus manos juntas, a los que acuden para adorarla y darle gracias por sus milagros… por ello es también llamada “La Virgen Milagrosa”, cuyas ofrendas de un pueblo agradecido, colma los espacios del Museo Diocesano, ubicado frente a su santuario en la localidad del Valle del Espíritu Santo, a las laderas de la Sierra de Copey, donde apareciera un día de 1542, en hombros de de los indios guaqueríes, sobrevivientes del cataclismo que devastó la metrópolis de Nueva Cádiz, y desde entonces se proclaman sus legítimos cofrades.

Hoy Cubagua es una lugar inhóspito e indiferente a las autoridades municipales, nacionales, gubernamentales, históricas, arqueológicas y antropológicas de Venezuela, colmado de basura y desperdicios que arrojan los visitantes casuales que llegan a la isla, luego de lanzarse al mar para arribar a sus costas, y sufrir las inclemencias de un terreno inhóspito sembrado de cactus espinosos y falta de servicios… Es un lugar en ruinas donde deambulan los perros sarnosos que la gente abandona a la deriva como barcos arrojados al mar, y donde apenas una escultura, ordenada por el entonces gobernador Morel Rodríguez con motivo del mal llamado “Los 500 años del Descubrimiento de América“, es lo único que señala el lugar más importante de toda la arqueología colombina, puesto que en este lugar convergen temas de sumo Interés para el entendimiento del desarrollo cultural del mal llamado Nuevo Mundo, por ser la isla donde se asentó la supremacía del imperio colonizador de Europa, que convirtió a la isla en un símbolo financiero de lo que será el imperialismo esclavizante y el punto de partida de toda la colonización de un continente.

 

Monumento a Cubagua, tal cual estaba cuando lo fotografié en el año 97

Podemos asegurar, que Cubagua fue la llama que encendió la avaricia europea para la explotación de América..! Pero además, esa isla olvidada y desolada, que pudiera ser un lugar turístico por excelencia, es la cuna del gentilicio del margariteño y linaje de su territorialidad caribeña, porque allí dieron sus vidas sus ancestros hombres del mar, que hicieron de la cultura de la perla un culto sublime a la fortaleza del hombre, al heroísmo, la calidad y la excelencia, que supo valorar la cultura precolombina, y que atrajo a esta isla las civilizaciones más fabulosas que ha conocido la humanidad: mayas, incas, chibchas y aztecas, entre otros grupos étnicos que habitaban el continente americano… El Guaiquerí fue una raza indomable que dejó su huella imborrable en esas perlas que, aún hoy en día, explotan indiscriminadamente una casta privilegiada que sigue avasallando la dignidad neoespartana, para arrebatarle al mar un tesoro insustituible que es de todos los margariteños.

Cubagua no sólo debería ser rescatada del abandono, la desidia, la ignorancia y la falta de patriotismo, sino que debería ser nombrada Patrimonio Histórico de la Humanidad, por la UNESCO, cuyas razones podríamos enunciar:

1) Porque Nueva Cádiz fue la primera metrópolis comercial de América
2) Donde se eligió el primer alcalde del Nuevo Mundo
3) Donde se instaló la primera botica y se crearon los primeros laboratorios en el continente para la explotación y comercialización de medicamentos derivados de las perlas y del petróleo
4) Es también el lugar de donde se extrajo el primer barril de petróleo para la exportación
5) Posee el mayor manto de perla de todos los mares, y de donde se extrajeron las perlas más afamadas de la historia
6) Donde se efectuó la primera corrida de toros en América
7) Donde se instalaron las primeras hosterías y posadas para el turismo europeo que veraneaba en el Caribe
8) El lugar desde donde se planificó la expansión colonizadora de todo el continente Sudamericano, y por ser Cubagua la llama que encedió la conquista del Nuevo Mundo
9) y finalmente: donde llegó la primera imagen inmaculada de la madre de Dios al Nuevo Mundo, mundialmente conocida como la Virgen del Valle

LA RUTA QUETZAL Y LA CONSPIRACION ESPAÑOLA

La Ruta Quetzal es un proyecto de la Corona Española, con la finalidad de llevar entre 100 y 300 de los mejores estudiantes de Europa al Nuevo Mundo

Se proyecta como una incitativa para dar a conocer las maravillas americanas, a una juventud que se inicia en la actividad profesional en diversos campos. Se inicia dada año con una rigurosa selección de jóvenes no mayores de 20 años de edad, estudiantes de las escuelas más exigentes, de las más honorables familias europeas y que tengan un promedio de nota por encima del común denominador.

La Ruta Quetzal “altruistamente” se define como: “Un proyecto encabezado por el famoso aventurero español Miguel de la Quadra-Salcedo. La Ruta, como la llaman los ruteros (los jóvenes integrantes de la expedición), está integrada por 350 jóvenes de más de 50 países que realizarán un viaje cultural de mes y medio de duración. Este viaje, se encuentra dividido en dos etapas: una fase americana y otra española, en las que los ruteros estudiarán aspectos de la historia y cultura común de ambas regiones mediante visitas a lugares y un ciclo de conferencias que se desarrolla durante el viaje. Esta aventura fue creada en 1979 a petición del rey Juan Carlos I de España. En la actualidad es un programa perteneciente a la SEGIB (Secretaria General Iberoamericana) y está declarado de interés nacional por más de 30 países, de interés internacional por la UNESCO y avalado por la Unión Europea. Desde entonces la Ruta Quetzal ha conseguido unir a más de 8.000 jóvenes de entre 16 y 17 años y mostrarles las maravillas de la cultura y las civilizaciones iberoamericanas. La Ruta, ha recorrido, entre muchos otros, países como México, Argentina, Bolivia, Colombia y, en su última edición, Guatemala, y visitado lugares tan extraordinarios como el Amazonas y el Machu Picchu”

Para la juventud: La Ruta Quetzal es el premio a la excelencia, y el reconocimiento al sacrifico del estudiante… Pero para el imperio, es la continuación de un adoctrinamiento de las futuras generaciones europeas, para justificar ante la historia la invasión del mal llamado Nuevo Mundo, como lo acordaron los Reyes “Católicos” y el Papa “Borgia” Alejandro VI

Esa es la imagen inmaculada que se nos presentó a través del embajador de España en Caracas, en la oportunidad en que Margarita estaba próxima cumplir los 500 años de su avistamiento el 15 de agosto 1de 1498, cuando el rey de España eligió la Ruta Quetzal en Cubagua, por se el lugar donde se instaló la primera metrópolis comercial de América.

Como Director de Medios y Publicidad de la Comisión Margarita 500 años, fui seleccionado por el Dr. Rafael Tovar, Gobernador de Nueva Esparta, para evaluar las condiciones de la ruinas de Cubagua, desde que fueron rescatadas por el arqueólogo José María Cruxent.

Para el trabajo en cuestión, contacté a, Director del Ambiente Regional, Arquitecto Oscar David Hernández, quien me prestó el apoyo logístico, equipo y el personal para el levantamiento topográfico de la zona arqueológica, mientras yo complementaba el estudio y análisis de las ruinas, luego de 50 años de olvido.

LAS RUINAS DE CUBAGUA

Las excavaciones en Cubagua se inician en 1949, donde quedaron al descubierto algunos muros de lo que fue Nueva Cádiz, puesto que el puerto y la mayor parte de las edificaciones están bajo las aguas, cuando el devastador terremoto hundió la plataforma continental y con el movimiento telúrico se tragó buena parte de lo que fue la primera metrópolis de América.

En 1950, es investigador Miguel Acosta Saing dirige un grupo de investigación científica de la zona arqueológica, lo que despierta en interés por rescatar la antigua Nueva Cádiz de olvido y el abandono en que se encontraban sus ruinas

En 1954 el arqueólogo José María Cruxent realiza un extraordinario trabajo de limpieza, reconstrucción, conservación y mantenimiento de las ruinas de Cubagua, como el único trabajo profesional que ha sido realizado de estas ruinas, y es lo poco que hoy queda para visitar. Cabe destacar, y no se sabe porque, el la Fundación Boulton se encuentran piezas de cerámica e invalorables utensilios provenientes de la ruinas, los cuales pude ver en la oportunidad en que me lo mostraron de entre los baúles que ocultan mucho del material arqueológico de Venezuela.

El debate de Cubagua ha puesto en el tapete dos teorías: una que fue arrasada por un maremoto y gran parte de la ciudad se encuentra sumergida en las aguas; mientras que Cruxent asegura que fue un huracán que sepultó la ciudad que aún espera por ser desenterrada. En mis investigaciones de las ruinas proyectadas por Cruxent y en base al plano topográfico del lugar que levantamos con miembros del Ministerio del Ambiente, tenemos una tercera opinión que complementa ambas teorías: un maremoto y un huracán que actuaron conjuntamente para devastar un emporio comercial que desapareció de la noche a la mañana, cuando la feligresía oraba por el nacimiento de Jesucristo, como si la justicia divina lavara con su ira toda la perversión y la maldad que se sembró en una isla, que ancestralmente llevó la felicidad a sus vecinos americanos.

Fue así como me correspondió presentar el Informe para los directivos de la Ruta Queztal, donde se señalaban aspectos fundamentales para la estadía de los estudiantes en esa zona arqueológica que se divisa desde esta toma aérea

 El Informe sugería:

a) Habilitación de un puerto provisional para el arribo a las ruinas, ya que la única manera de llegar a ellas, es lanzándose al mar desde un bote alejado de los filos de coral y piedra que circundan la playa.
b) Instalar baños móviles por sexo, varón y hembra
c) Instalar una logística para los alimentos desde Margarita (desayuno, almuerzo, merienda y cena) con actividades culturales en la noche, para el deleite, distracción y promoción del folklore margariteño
d) en fin, eran actividades dirigidas a recibir a los visitantes y darles la cordial bienvenida con el mejor de los servicios, lo que preveía: suministro de agua potable, tienda de atención médica y productos necesarios para pernotar en la isla por cinco días, como lo preveía la Ruta Quetzal, lo cual incluía: cremas para proteger la piel del sol, zapatos para caminar en terrenos sembrados de cactus de largas espinas punzantes y tiendas de campaña para dormir

Luego que se envió el Plan Cubagua, fuimos sorprendidos en una reunión en la Embajada de España, donde asistió el representante de la Ruta Quetzal para América, quién fue parco y conciso en su planteamiento:

Quién les dijo a uestes, refiriéndose a mí particularmente, que necesitamos comodidades… Los jóvenes van a subsistir por su propios medios… a lo que hice las preguntar pertinentes: Qué van a comer..?, a lo que me respondió: lo que pesquen..! Cómo harán sus necesidades fisiológicas..? Abriendo un hoyo en el suelo..! Dónde dormirán..? en el suelo… Señor, dirigiéndose a mí, no necesitamos su ayuda; y luego me recriminó: La finalidad de la Ruta Quetzal es que los jóvenes se valgan por ellos mismos..!”

Como ven, la Ruta Quetzal es un programa de sobrevivencia, en el peor de las condiciones, que coloca a los jóvenes en un tormento de penurias e incomodidades, que les harán añorar lo que dejaron en Europa, y de alguna manera justificarán la colonización de tierras inhóspitas y salvajes, porque es allí donde se llevan a los estudiantes..! No van a los museos, a los monumentos naturales, a los teatros y demás parques acondicionados para los visitantes: Los jóvenes son llevados a lugares inhóspitos donde nosotros nunca iríamos sin estar preparado con las más elementales comodidades… Como dijo uno de los entrevistados al finalizar la Ruta Quetzal en el Perú:

“Con nuestras botas sucias, nuestros pantalones mojados y nuestros pies cansados, ha terminado una mañana más, con una experiencia única e inolvidable, como todas las mañanas de la Ruta, en la cual hemos aprendido a valorar más al mundo que dejamos atrás”

Como era de esperarse, la Ruta Quetzal Cubagua fue interrumpida por una epidemia de amibiasis que contrajeron 40 de los estudiantes, y fueron llevados de urgencia a los hospitales. El diagnóstico médico fue concluyente:

“Beber agua contaminada y alimentos descompuesto en un ambiente de insalubridad y moscas, fue mortal para adolescentes acostumbrados a otro tipo de ambiente, ya que sus organismos no poseen los anticuerpos para tales afecciones (…) pudo haber sido mortal”

Evidentemente yo no fui corresponsable de lo sucedido el la Ruta Quetzal Cubagua en el año de 1998, ya que ante lo expresado por el comisionado venido de España, renuncié formalmente en carta dirigida al Prof. Alberto Bitar, como Presidente de la Comisión 500 años de Margarita, a ser participe de un Programa que, a mi juicio y entender, busca el adoctrinamiento de los jóvenes, futuros gerentes de la Comunidad Europea, que tendrán una visión prejuiciado sobre el continente americano, y de alguna manera justificarán la barbarie y el genocidio que llegó a esta parte del continente, de mano del imperio español y con ellas la colonización de este continente.

En las oportunidades en que expuse la combinación de dos fenómenos de la naturaleza como el efecto devastador que hundió a Cubagua y arrasó con la ciudad, siempre se me argumentó que los “tornados” no se forman en esta región de Caribe, y por lo tanto, mi tesis de un maremoto y un huracán con tornados, no es posible en Margarita… Ante esa critica presento a continuación una Nota de Prensa del 7 de agosto del 2007, cuando un “tornado” amenazó con tocar tierra, lo que hubiese sido catastrófico para la población costera de Macanao, región occidental de la Isla de Margarita, pero que gracias a la intervención del manto protector de la Virgen del Valle, patrona de los margariteño, el remolino amenazante bajó del cielo pero no tocó la isla.

1 Comentario

  1. [...] CUBAGUA [...]


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • PRESENTACION

    Son libros editados por Jorge Mier Hoffman en el transcurso de 25 años de estudio e investigación de diversos temas de la evolución americana en todas sus manifestaciones: científicas, culturales o históricas. Los libros pueden ser leídos en esta Sección, pulsando el Índice que se encuentra en la franja izquierda; algunos de los cuales están estructurados en Partes para simplificar y facilitar la lectura.
  • Entradas recientes

  • Blog Stats

    • 151,932 hits
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 28 seguidores